Protesta por La Boquilla es electorera, insiste AMLO; promete aclarar ataque a pareja

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el fallecimiento de una mujer durante el conflicto del agua que se desarrolla en Chihuahua y que devino en tiroteo aun inexplicado entre la Guardia Nacional y manifestantes participaron en la toma de la presa La Boquilla.

Hoy, durante su conferencia de prensa matutina, el presidente ofreció una larga exposición sobre el conflicto por el agua en Chihuahua, donde agricultores se resisten al trasvase para el pago de un acuerdo con Estados Unidos que data de los años cuarenta.

Desde hace un par de meses, cuando el conflicto fue creciendo, el presidente López Obrador fue insistente en que el tema era político, que tenía que ver con las elecciones del próximo año y llamó reiteradamente a la población a no dejarse manipular, acusando a dirigentes panistas, como el senador Gustavo Madero, de estar detrás de la resistencia.

Ayer, al referirse a la toma de la presa La Boquilla, y el desalojo de la Guardia Nacional, durante una serie de movilizaciones desarrolladas a lo largo del martes, señaló a los exgobernadores priístas Fernando Baeza y Reyes Baeza Terrazas, así como a Gustavo Madero de haber orquestado las movilizaciones.

El mandatario divagó en referencias sobre la historia de la democracia en esa entidad, sus gobernadores, de Fernando Baeza a Javier Corral, pasando por Patricio Martínez, Reyes Baeza y César Duarte, para luego afirmar que son lo mismo.

Las protestas de los inconformes en Chihuahua se radicalizaron esta semana, particularmente el martes, con un mitin encabezado por los mencionados exgobernadores Baeza de donde salieron los contingentes a tomar la presa de Boquillas, para lo cual desalojaron a la Guardia Nacional.

Horas después, ya cerca de las 11:00 de la noche, un matrimonio que participó en las protestas fue tiroteado, resultando en la muerte de Jéssica Silva y provocando heridas graves a Jaime Torres quien se encuentra hospitalizado. Testimonios recogidos en las últimas 36 horas acusan del ataque a elementos de la Guardia Nacional.

Hoy, el presidente López Obrador reiteró su encomio a la Guardia Nacional por las decisiones asumidas por el comandante en la presa para dar una exposición, al parecer el parte policiaco, sobre los hechos. En esa versión, cuatro camionetas de manifestantes siguieron a las patrullas de la Guardia Nacional, hicieron disparos y desde los vehículos oficiales se respondió con tiros al aire.

Entonces notaron que una de las camionetas que los seguían estaba varada y regresaron a ver encontrando al matrimonio tiroteado.

López Obrador no aceptó en ningún momento la participación de los elementos de la Guaria Nacional como perpetradores, aun si insistió en que hoy se realizará la investigación correspondiente, envió un pésame a la familia de la mujer acribillada y su deseo de recuperación al marido herido.

El mandatario pidió confianza en su gobierno y comparando los episodios de Chihuahua con las protestas que se han desarrollado en Morelos, consideró que son casos de “líderes nylon” que embarcan a la gente, llamando luego a los ciudadanos a no caer en la manipulación.

Paradójicamente, en el caso de Morelos, la resistencia a un megaproyecto energético al que esta misma mañana el presidente dio luz verde, también hubo un líder social asesinado, en febrero del año pasado,

Finalmente, el presidente López Obrador pidió que se analice lo que ocurría antes en Chihuahua para demostrar que el movimiento es político, pues el tratado de aguas data de 1943 y dijo, no ocurría lo de hoy, “entonces, habría que preguntarnos ¿por qué hoy?”.

Tomado de proceso.com.mx

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *