Líder de la Luz del Mundo enfrenta 16 años de cárcel en EU

Naasón Joaquín García, de 53 años y quien era considerado un “apóstol” de Jesucristo por sus cinco millones de seguidores, había luchado enérgicamente contra los cargos, que incluían violación infantil, hasta que en la víspera del juicio aceptó abruptamente un acuerdo de culpabilidad.

El viernes pasado, García se declaró culpable en la Corte Superior de Los Ángeles de dos cargos de cópula oral forzada que involucraron a menores de edad y un cargo de un acto lascivo contra una adolescente que tenía 15 años.

Los fiscales dijeron que García se aprovechó de su influencia espiritual para tener relaciones sexuales con varias feligresas y que otros miembros de la Iglesia lo ayudaron a concretar los abusos.

Una exlíder del grupo juvenil de la Iglesia, Alondra Ocampo, quien previamente se declaró culpable de abusar de las niñas, fue acusada de alentar a jovencitas a vestir trajes diminutos para realizar bailes “coquetos” para García. Ocampo también orquestó sesiones de fotos para García, en las que ellas aparecían desnudas tocándose entre sí, según los cargos.

Ocampo les dijo a las niñas que, si rechazaban los deseos y anhelos del “apóstol”, irían en contra de Dios, según los cargos.

Ocampo estaba preparada para declarar en su contra, dijo su abogado Fred Thiagarajah.

“Ella reclutó y preparó activamente a las niñas para él”, añadió Thiagarajah. “Ella buscaba a las niñas y las traía a su redil interior. Tenía la tarea de sexualizar a estas niñas y facilitar su abuso”.

García debía ir a juicio el lunes por 19 cargos que también incluían acusaciones de trata de personas para producir pornografía infantil. Un juez desestimó cuatro cargos de extorsión y aumentos de sentencia por lesiones corporales graves por falta de pruebas.

Otra coacusada que era miembro de la Iglesia, Susana Medina Oaxaca, de 27 años, se declaró culpable el viernes de agresiones que probablemente causaron lesiones corporales grandes, un delito menor.

Los abogados defensores han dicho que los fiscales estaban operando bajo una teoría jurídica descabellada de que García utilizó coerción espiritual para obtener placer sexual. “Es una fantasía que parece sacada de la nada”, escribió el abogado Alan Jackson en un documento judicial.

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *