Unión Ciudadana: si el gobierno no cumple la ley, que los ciudadanos no lo obedezcan

“¿A qué viene alegar leyes que no se cumplen y que positivamente se infringen?”, se preguntó José María Luis Mora, el fundador del liberalismo mexicano, y produjo esta respuesta, vigente en el México de hoy: “Si no hay principios para mandar, tampoco los hay para obedecer”.

Con esa raíz en nuestro propio suelo, reflexiono sobre qué tipo de acciones ha de emprender Unión Ciudadana para resistir la prolongación de un régimen de corrupción e impunidad que se concreta en la pretensión de no ejercer acción penal contra Cesar Duarte y Jaime Herrera Corral.

La PGR, su titular encargado del despacho, pretenden infligirle a todo el pueblo de Chihuahua una derrota en su lucha contra los corruptos. Se pone al descubierto que ha de ser enorme, verdaderamente enorme, la complicidad y contubernio de Enrique Peña Nieto, Emilio Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones con el tirano Duarte al que a toda costa pretenden proteger para que la justicia no lo alcance. Otro beneficiario sería Herrera Corral, que inexplicablemente goza de libertad y vive tranquilamente en la ciudad de Delicias, como si no hubiera cometido incalificables traiciones y delitos contra el patrimonio de los chihuahuenses.

Tenemos que resistir, construir nuestra victoria. Este grave asunto no puede quedar envuelto en los entretelones de la clase política, es un caso que atañe a los ciudadanos de manera directa. Deben demostrar de qué están hechos, su lealtad y su valentía.

Si el gobierno actual no se ajusta a los principios constitucionales para mandar, habrá que desobedecerlo. Unión Ciudadana iniciará una reflexión para trazar de inmediato las acciones que conduzcan a la aplicación de la justicia a los criminales corruptos y, de entrada, está pensando en levantar acciones de desobediencia civil y, en ese marco, a través de esta columna se invita a todos para que hagan sus aportes y sugerencias, que se tomarán en cuenta para regenerar la acción cívica en el espacio público y, con energía, levantarnos con el triunfo que nos merecemos. Nos lo hemos ganado al apostar por el derecho, en un tiempo en el que ya todos descreen del mismo.

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *