Restauran y reabren Museo de la Apachería El Sauz, resguardo de la vida cotidiana de apaches y vaqueros

El Museo de la Apachería, en la antigua Hacienda de El Sauz, a 54 kilómetros de la Capital del Estado, alberga en sus salas fotografías, enseres, armas, ropas para enfrentar el extremoso clima, historia y muchos otros testimonios, de la vida cotidiana de figuras icónicas de Chihuahua como son los aguerridos apaches y los recios vaqueros, ambos excelentes jinetes y distintivo de la cultura del norte de México.

El paso del tiempo y el descuido amenazaban con destruir la casona de la antigua Hacienda El Sauz, cuyos cimientos tendían a hundirse, los muros de las Salas Apache y Vaquero tenían agrietamientos, los pisos de madera estaban desgastados, el techo y las puertas requerían de la atención inmediata para evitar que la finca se destruyera.

El Gobierno del Estado, en coordinación con los gobiernos Federal y Municipal, realizaron una serie de obras con inversión de 2 millones 557 mil 648 pesos, para detener el deterioro y preservar esta finca de principios del Siglo XX, donde se alberga el Museo de la Apachería, que se considera único en su tipo en México.

Ángel Díaz, administrador del Museo, comentó que la parte este de la finca, estaba sufriendo un asentamiento y el cimiento no realizaba su trabajo, por lo que había grietas en techo, paredes y la cimentación misma.

En ese sentido, fue necesario recimentar con concreto, ampliar la cámara de ventilación que tiene cada extremo de las salas Apache y Vaquero, colocar zapatas que permitieran el vaciado de 49 metros cúbicos de concreto reforzado y más de una tonelada de acero en varillas, lo que permitió dos salas nuevas.

Sobre el piso, que viene a ser el techo de los sótanos, se proyecta un video que narra la Batalla de Tres Castillos, en octubre de 1880 y donde se cuenta que murió el jefe Victorio abatido por un disparo del rifle de Mauricio, un riflero rarámuri alistado en las filas del coronel Joaquín Terrazas.   

“Fue necesario excavar y sacar a mano montones de tierra, retirar las piedras que estaban ahí, porque son trabajos delicados que si no se hacen bien, probablemente  causarían que se colapsaran las salas”, relató Ángel. 

El dictamen de obra fue realizado por especialistas en restauración de edificios históricos y fue avalado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Información de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del Estado de Chihuahua, da cuenta de que este trabajo abrió paso a la construcción de dos sótanos, debajo de las salas mencionadas, para establecer ahí una experiencia de museografía virtual sobre apachería y vaquería, actividad ganadera y agricultura propias de esta región del norte de México.

Para bajar a los sótanos, se colocaron escaleras metálicas con  escalones recubiertos con madera de encino.

Los cimientos de piedra de los sótanos quedaron a la vista como estética visual, se  repusieron vigas de madera de pino en la duela en las salas mencionadas. Se vaciaron firmes de concreto reforzado con malla.

En las antesalas, salas, pasillos, sala individual, sótanos y bodegas, se colocaron 370 metros cuadrados de duela de madera de pino y 205 metros lineales de zoclo de madera.

Las fachadas frontal y posterior fueron pintadas a base de cal, en una extensión de 572 metros cuadrados.

Se restauraron las cuatro puertas de madera principales y otras 25 piezas, entre puertas y ventanas chicas en el exterior del edificio, en una extensión de 109 metros cuadrados.

Como parte de las obras, se aplicaron 733 metros cuadrados de impermeabilizante acrílico, además de pintar con esmalte color verde la cúpula y restauración de madera en ventanas de la misma.

Con la restauración, se recupera un sitio histórico y cultural en beneficio de los chihuahuenses y a favor del turismo local, nacional y extranjero. La ex hacienda data de principios de 1700, siendo su propietario Benito Aspedes de Rivera y que a finales de 1800 fue adquirida por la familia Terrazas. El edificio actualmente visible, data de 1909, construido por encargo de don Luis Terrazas.

Con la Revolución Mexicana, las familias abandonaron la propiedad de El Sauz, quedando a cargo de las familias Barrio y Solís, hasta mediados de siglo, que fue ocupada como escuela, casa del maestro, albergue de niños y bodegas.

Como fiel testigo de la paz entre apaches y vaqueros, a la entrada del Museo está un “tipí” o carpa gigante y al fondo se puede ver el Cerro de Victorio, dedicado al más destacado caudillo apache.

Visitar el Museo de la Apachería es conocer también la historia de la afamada ganadería chihuahuense y disfrutar del más sabroso asado de puerco en el contiguo Rancho de los 500 Novillos, en cuyo honor se compuso una canción muy popular. 

El Museo estuvo cerrado al público durante la restauración y se reabrió en mayo del presente año.

(Visitas 220 )
Please follow and like us:
error

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *